Diversión doble

DANIEL FERNANDEZ
El Nuevo Herald Publicado el jueves 17 de abril del 2008

Por supuesto que la mayoría eran alumnos a quienes les falta todavía un buen tramo por recorrer en el duro camino del arte; pero no por ello hay que pasar por alto un esfuerzo tan digno como la doble producción que se presentó el fin de semana pasado en el Gusman Concert Hall de la Universidad de Miami. El Frost Opera Theater, grupo de alumnos y profesores de la Escuela de Música de ese plantel ofreció la divertida comedia de corte mágicoinfantil Bastián y Bastiana, de Mozart –quien la compuso en sus 12 años– y la bellísima ópera-ballet Dido y Eneas, de Purcell.

Graciosa la idea de ”teatro dentro del teatro” con que comenzó la noche, al presentar a los jóvenes participantes en su ámbito ensayístico y hacer cambios de decorado y vestuario frente al público para pasar a la obrita mozartiana. Un acierto de la directora y diseñadora de los decorados, Kimberly Daniel de Acha. Laura Montes como Bastiana se mostró ya bastante segura en las lides teatrales y demostró un talento vocal valioso aunque por pulir. Su contrapartida, Rishi Rane como Bastián, algo más verde, cumplió dignamente con su papel.

Un bonus: la habilidad del cantante profesional y profesor Will Earl Spanheimer como el benévolo y travieso mago. La menuda orquesta dirigida por Zoe Zeniodi fue un justo marco de apoyo para los nóveles cantantes.

La segunda oferta de la noche, Dido y Eneas era algo más serio, mucho más serio, no sólo por su temática –los amores tormentosos entre estos dos personajes míticos– sino porque su música y estructura teatral son más complejas. Trajes (K. Blair Brown), decorados (Melissa Weaver y John Duykers) y bailes (Kathyanne Londono) fueron resueltos con gran efectividad y podía apreciarse que los cantantes y bailarines disfrutaban mucho con esta puesta dirigida por Weaver y Duykers.

Lauren Levy que tuvo a su cargo Dido, posee una voz poderosa que ella sabe modular, pero su timbre no es compatible con la dulzura que requiere su personaje. Quizá como la hechicera se hubiera podido lucir más; aunque es preciso decir que Khrista Orantes en ese personaje –la noche del 10 de abril– estuvo muy convincente, a pesar de que el traje no la ayudaba nada, debió haber sido oscuro, no claro. Las dos hechiceras acompañantes, a cargo de Fiona Gibson y Christina Hjelm también se lucieron en sus papeles menores.

El Eneas de Andrew York quedó falto de fuerza y credibilidad, aunque en lo musical no hubo nada que lamentar. Tampoco hubo brillo en la Belinda de Juanita Marchand. Lo mejor de esta puesta fueron los coros sin duda, tanto en función de cortesanos como de adoradores paganos. El público supo reconocerlo con ovaciones a sus integrantes después de sus intervenciones. Un triunfo para la Chorus Master Korre Foster.

Sin duda puestas muy dignas que muestran una voluntad de crecer por parte de los alumnos y por parte de la escuela el interés de proporcionar a los que se inician en el camino del arte oportunidades de entrar en contacto con el público y con obras de peso en el repertorio.

Advertisements

Post a Comment

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: